Linea de credito

linea de credito

La línea de crédito: sus pros y sus contras

Llevar el control de una empresa, viéndolo desde el punto de vista macro o desde el punto de vista micro como un negocio pequeño, no es para nada fácil, se deben tomar en cuenta todos los gastos que surgen a diario y todas las responsabilidades que esto conlleva.

En este sentido, muchas empresas y particulares están familiarizados con el término “línea de crédito” el cual tiene varias definiciones. Unos lo toman como una forma de crédito, otros como una extensión de dinero que un banco pone a disposición de su cliente. Pero, en conclusión, no es más que la posibilidad que tiene la empresa o el solicitante de adquirir dinero dentro de un plazo determinado y un límite máximo previamente estipulado.

Diferencia entre el préstamo y la línea de crédito

Confundir una línea de crédito con el préstamo es algo que suele suceder ya que ambos términos cuentan con que el banco permite cierta cantidad de dinero. No obstante, tales operaciones tienen sus diferencias.

  • En la línea de crédito el beneficiario puede ir disponiendo del dinero que le fue prestado en el momento que lo necesite (sin sobrepasar, obviamente, todos aquellos límites estipulados en el contrato). En cambio, en el préstamo al momento de firmar el contrato se hace la entrega total del dinero.
  • Las comisiones e intereses en la línea de crédito van de acuerdo al funcionamiento o manejo que se le dé al dinero puesto a disposición del cliente. En el préstamo tradicional sólo se pagan intereses por su totalidad.
  • La línea de crédito se puede prorrogar o renovar tantas veces se quiera si hay un acuerdo entre la entidad y el cliente, a diferencia del préstamo que se extingue una vez cumplido el plazo acordado o concluido el calendario.

¿Cómo solicitar una línea de crédito?

Para obtener una línea de crédito se deben presentar una serie de requisitos. Por lo tanto, es menester dirigirse a la entidad de preferencia y solicitarlos, recaudarlos, presentarlos y esperar su aprobación.

Lapsos de las líneas de crédito

Algunos bancos tienen líneas de crédito de corto plazo que son de un año, de mediano plazo que van de un año a cinco años y las de largo plazo que son de más de cinco años.

Ventajas y desventajas

Como todo, las líneas de crédito tienen sus ventajas y desventajas. Entre sus ventajas se encuentra:

  • Las instituciones emplean este sistema para tener siempre la posibilidad de realizar pagos a proveedores y para financiar el dinero circulante del día a día.
  • Facilidad que posee la empresa de disponer del dinero que le fue depositado dentro de su cuenta.
  • Esta vía también se utiliza cuando una empresa tiene problemas de liquidez.
  • Capacidad de la persona de hacer retiros de dinero cuando lo desee o necesite para solventar sus gastos cotidianos y cubrir sus necesidades.

Por ejemplo: si a una determinada empresa se le presenta un inconveniente con el pago de la nómina de empleados, ésta puede recurrir a la línea de crédito para realizar dichos pagos.

Con el ejemplo presentado anteriormente también se puede denotar una gran desventaja por parte de este medio de disposición de dinero ya que al retirar dinero de ella se sale de un apuro pero se aumenta más la deuda con el banco. La razón se debe a que, como se explicó al principio, a diferencia del préstamo, los intereses de la línea de crédito son aún más elevados porque se debe pagar por el capital ingresado a la cuenta y además por el funcionamiento que se le dio a la misma.

Por ello, algunos recomiendan a la hora de recurrir a la línea de crédito tener en consideración algunas cosas como: el uso de esta cuenta debería destinarse sólo a necesidades puntuales, aquellas que puedan generar ingresos para poder solventar la deuda adquirida; porque si se destina a problemas que no generan o no producen, harían esta deuda eterna colocando a la empresa en un círculo vicioso y podrían llegar hasta problemas legales con el banco.

¿Qué pasaría si no se cumple con las cuotas correspondientes dentro del plazo establecido?

1º Podría ganarse una mala reputación con la entidad financiera a la cual le ha solicitado la línea de crédito, ya que éstas le prestan el dinero de otras personas con la “garantía” de que sea repuesto en el tiempo establecido.

2º Se corre el riesgo de que el banco rechace un préstamo a futuro, ya que queda la mancha o mala reputación y podrían tildar de “moroso” a los que incurran en esta falta.

3º Al no cumplir con lo acordado se podría generar cierto “acoso” por parte del banco dado que al momento de comprometerse se deja todo tipo de información como: datos personales en los cuales está incluido números de teléfono, dirección y correo electrónico a los cuales llegarán notificaciones de la deuda pendiente y que si se ignoran podrían tornarse un poco intensas y generar intereses de mora que aumentarán aún más la deuda

4º En este punto entrará en juego el fiador a quien también le llegarán notificaciones por las vías antes mencionadas por ser un deudor solidario.

5º El historial crediticio de los solicitantes puede quedar manchado y esto afectaría también la relación con otras entidades financieras, ya que entre ellas se maneja la información de “buenos” y “malos” usuarios.

6º Se afectaría la prenda de garantía dejada al momento de firmar el contrato y quedarían embargados hasta el momento que sea cancelada la deuda.

7º Al momento de firmar un contrato se crea un vínculo jurídico, nacen obligaciones que sólo podrán extinguirse al cumplirse las mismas, y si éstas no se cumplen y no es justificada dicha acción, el acreedor (entidad bancaria) tiene el derecho de perseguir en juicio y tomar como prueba el contrato establecido.

En consecuencia, a la hora de decidir optar por una línea de crédito, se debe ser muy cuidadoso y estudiar los casos que vayan a ser solventados con el dinero del mismo. De esta manera, se evitará adquirir problemas en un futuro que vayan a ser superiores a la capacidad de enfrentarlos.

anuncio